Todo lo que sabes de la Obesidad no es lo que pensabas

¿Podemos dejar de tratar a las personas con sobrepeso u obesidad cómo si tuvieran una sentencia de muerte inminente? ¿Podrán los medios de comunicación aceptar que tienen mucha influencia en las actitudes de las personas con un simple encabezado estigmatizante?


Por décadas la población y comunidad médica se ha basado en la asociación entre obesidad y el aumento en el riesgo de enfermedades crónicas para mantener una guerra cruel e inútil contra las personas con sobrepeso u obesidad, envenenando la percepción pública y arruinando millones de vidas. Se ha culpado a estas personas de sus enfermedades, hoy en día representa un fallo personal y también una excusa para discriminar. Los costos emocionales son incontables.

La ironía es que seguimos tratando la obesidad de la misma manera a pesar de que este método no ha funcionado, avergonzando,culpando, buscando soluciones como “Comer menos y moverse más”,dejando por fuera todos los demás factores que engloba esta condición, aumentando el estigma que existe, e impactando la salud mental y física de muchas personas.


Cómo vemos en esta imagen la raíz de todo son los factores sociales

Una de las razones por la que métodos tradicionales de abordar la situación no funcionan, es porqué no es una decisión de la persona, y ustedes pensarán si lo es, cada quién decide si se come la galleta o no, déjame cambiar tu percepción.


Peso bajo y salud no son sinónimos, si bien es cierto que la obesidad conlleva riesgos a la salud, pueden haber personas con obesidad metabólicamente saludables, así como pueden haber personas delgadas metabólicamente no saludables, ¿Cómo es esto posible?


(Pd si no queres leer la parte biológica y genética salta dos párrafos, pero ya que estas aquí te recomiendo leerlo)

Primer factor, hablando desde un punto de vista biológico, resulta que cuando ganamos o perdemos peso, no ganamos o perdemos células de grasa, lo que pasa es que las que ya tenemos se inflan o desinflan como globos, cuando la capacidad de estas células para guardar grasa se agotan, entonces comenzamos a guardarla en otros lugares como órganos, arterias etc y es cuando los problemas comienzan. Esa capacidad de guardar grasa de manera segura varía de una persona a otra, por lo que no es un asunto de talla, hay un papel biológico importante.

Factor genético, la famosa falta de voluntad, en realidad es nuestro comportamiento alrededor de los alimentos.


¿Porqué todas las personas se comportan distinto alrededor de la comida? yo diría nuestros genes. Hay una gran cantidad de situaciones que pueden influenciar, entre ellas el hambre, nuestro cerebro ocupa dos cosas para saber cuanta hambre deberíamos tener, primero cuanta grasa tenemos, y segundo qué acabas de comer o qué estas comiendo, esta información viene de tu tracto gastrointestinal, nuestro cerebro lo sensa, lo traduce, lo integra, e influencia tu siguiente comida, hay más de 300 genes que influencian nuestro comportamiento al alimentarnos, y algunos de estos genes influencian la sensibilidad del cerebro para leer estas señales, por lo estos mecanismos no siempre son 100% exactos.

El último factor y de los más importantes que trataré en este artículo es la desigualdad alimentaria, para nadie es un secreto que estamos en una crisis, el 21% de nuestra población en Costa Rica se encuentra en situación de pobreza, tiene varias manifestaciones, una de las más evidentes es la desigualdad y polarización en el el consumo de alimentos, hay muchos hogares que con costos logran cubrir los requerimientos mínimos nutricionales con una dieta limitada en cuanto calidad y variabilidad. A pesar que dentro de las políticas de gobierno se encuentra la disponibilidad y el acceso de alimentos con calidad, el desarrollo de estrategias para mejorar el acceso a los alimentos en los grupos vulnerables la realidad es otra.


"¿Pero porqué en lugar de las picaritas no se compran una manzana aunque tengan bajos recursos?", estamos dejando por fuera el ambiente, no sabemos si esa persona esta sin trabajo, si esta triste, una situación difícil, la comida también a veces significa reconfortarnos, compartir o incluso un escape. No sabemos que tal vez para esa persona es un ratito de felicidad que una zanahoria no te va a dar.

Se sabe que el estigma es muy prevalente en la población general, basta con ver los comentarios de una noticia, sin embargo va más allá, los persigue a la hora de aplicar a un empleo, en sus lugares de trabajo, en su educación y en el sistema de salud. Sabemos que las consecuencias son físicas y mentales, incrementando los riesgos de depresión, ansiedad, baja autoestima, estrés y aislamiento social. Adultos y niños expuestos al estigma son más propensos a evitar las actividades físicas, y a tratar de cambiar sus hábitos alimenticios, empeorando la situación.



Si a esto le sumamos los medios de comunicación que no ayudan a la situación, cada vez que veo un profesional de la salud hablando de cómo abordar la epidemia de obesidad, dan consejos que van dirigidos a una clase social privilegiada, basándose solamente en cambios del estilo de vida, y esto sucede porqué como profesionales no nos informamos correctamente sobre todos los factores que influyen.


Y ustedes pensarán pero las personas se sentarán en el sofá y comerán si les decimos que esta bien estar así o que no es culpa de ellos, culparán la genética o su estado socioeconómico, no es sobre decirle a las personas que son muy pobres y que por eso tienen obesidad, es sobre reconocer que es un GRAN FACTOR en esta epidemia, pero si lo dejamos solo como algo personal, entonces comenzamos a discriminar, estigmatizar no resolviendo nada y arruinado vidas, cuando se debería tratar como lo que es, una problema socioeconómico, biológico, genético y gubernamental.



Adipose tissue fibrosis, hypertrophy, and hyperplasia: correlations with diabetes in human obesity

Lindsey A. Muir, Christopher K. Neeley, [...], and Robert W. O'Rourke


Adipose tissue dysfunction as acentral mechanism leading to

dysmetabolic obesity triggered bychronic exposure to p,p’-DDE

Diogo Pestana 1,2,3, Diana Teixeira1,2,3, Manuela Meireles3, Cláudia Marques1,2,3, (...)


Joint international consensus statement for ending stigma of obesity

Francesco Rubino1,2 ✉, Rebecca M. Puhl3,47, David E. Cummings4,5,47, Robert H. Eckel6,7, Donna H. Ryan8,Jeffrey I. Mechanick9,10, Joe Nadglowski11, Ximena Ramos Salas12,13, Phillip R. Schauer8

455 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo